LA HIGIENE DE MANOS EN CENTROS SANITARIOS


Lavarse las manos es la medida más barata, eficaz y sencilla en la prevención de las tan temidas infecciones nosocomiales

Las infecciones que se contraen en el ambiente hospitalario, las temibles nosocomiales, alcanzan el 30% de todos los efectos adversos que sufren los pacientes. En algunos países en desarrollo, la infección nosocomial supone hasta el 70% de todo el presupuesto en sanidad y, por estas características pandémicas, reducir el número de afectados es uno de los desafíos de la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente de la Organización Mundial de la Salud.

La piel, el mayor órgano del cuerpo, actúa como barrera infranqueable ante microorganismos y demás agresiones externas, función determinante para la salvaguarda de los demás órganos internos. Hay multitud de microorganismos en la flora normal de una persona sana -bacterias "comensales"- sin provocar infección. No sucede así cuando el paciente, por su edad y situación, es vulnerable y la bacteria actúa fuera de su hábitat corriente; un ejemplo es "Escherichia coli", una bacteria intestinal que es la causa más frecuente de infección urinaria.

Por otro lado, están las bacterias patógenas que causan mayores y más importantes infecciones debido a su mayor virulencia: el "Staphylococcus aureus", que coloniza piel y nariz de personal sanitario y pacientes (portadores sanos) llegando a provocar infecciones óseas, cardíacas y sanguíneas de gravedad, y, además, de manera frecuente, suele ser resistente a los antibióticos. Las infecciones más frecuentes que provocan este tipo de gérmenes son las de heridas quirúrgicas, las vías urinarias y el tracto respiratorio inferior. Su máxima prevalencia se da en unidades de cuidados intensivos y de cirugía y traumatología. Las personas más afectadas son los pacientes de edad avanzada, con enfermedades concomitantes, o aquellos que siguen tratamiento con quimioterapia.

Fuente: consumer.es

1 comentario:

Liz dijo...

Creo que lo mejor seria compensar su efecto se produce una inclinación hacia delante del tronco, la cabeza y cuello, y un aumento de la lordosis lumbar para una mejora como tambien se puede probar con citrate sildenafil para una enfermedad como la impotencia.